Los amantes de las almejas las prefieren al natural, crudas y vivas, recién abiertas. Se les suele echar unas gotitas de limón para comprobar si, en efecto, están vivas. En caso contrario conviene desecharlas. Al comprarlas conviene tocarlas para comprobar si están vivas: deben cerrar sus valvas en ese caso. Conviene poseer cierta habilidad para abrirlas sin desgarrar su carne. También pueden escaldarse de cinco a diez segundos: no dejarán de estar vivas pero disminuirá la dificultad de abrirlas. Siempre que se cocinen conviene cerciorarse de que no contengan tierra en su interior. Meterlas en un barreño con agua salada durante unas horas es un buen sistema para evitar la presencia de tierra.

Si no sabe donde comer almejas de Carril en Madrid visite nuestro restaurante.

Tambien te recomendamos


Ven y disfruta de la mejor Almeja de Carril en Madrid

La almeja fina es un molusco bivalvo muy abundante. No obstante, es el molusco bivalvo más cotizado en el mercado. De octubre a diciembre son los mej...

COCIDO GALLEGO, tiempo, dedicación y sabor

Para preparar un buen cocido gallego es necesario tiempo y buen hacer. Con al menos veinticuatro horas de antelación se pone en remojo el jamón y e...

Cocido gallego en Madrid

En la gastronomía gallega uno de los platos más típicos y clásicos es el cocido gallego. Los mejores productos de la huerta gallega y la mejor...